Dar el primer paso para un mejor futuro

Dar el primer paso para un mejor futuro

Por Heidi Bundschus


Generalmente  estamos tan atrapados en nuestro mundo personal que olvidamos que cada uno de nosotros tiene el poder de tener un impacto para la comunidad en general.  

¿La pregunta de algunos al respecto es para qué esto será importante? La respuesta es sencilla – porque el mundo no puede ser un buen lugar para todos si solo vivimos para nuestros propios beneficios. A veces  acciones pequeñas son suficientes para lograr un efecto significativo para otros y el futuro. Y el arte en muchos casos puede ayudar para superar barreras en circunstancias muy complejas, donde a veces no se sabe por dónde empezar.

El proyecto Cayeye Film Forum quiere hacer exactamente eso. Dar un primer paso con medidas simples, pero profundas, para un mejor futuro, apoyándose en el poder del cine, o mejor dicho de las películas, de transmitir mensajes importantes en una forma artística y menos discursiva, para que la gente los escuche.  Esto es la ventaja del cine y los contenidos audiovisuales, que el público puede ver con sus propios ojos y escuchar con sus oídos lo que está pasando y entrar a otro mundo, sea cual sea,  provocando reflexión y un autoconocimiento. La misión es crear un espacio de debate altruista sin otros intereses o motivos y así lograr que el público se sienta valorado y tenido en cuenta.

No es un secreto que Colombia es un país con problemas. La historia de violencia, desplazamientos y los sufrimientos en diferentes medidas a lo largo del territorio y no siempre de manera  pública, sino más sutil. En la zona del Caribe del departamento de Magdalena, dónde el proyecto tuvo su inicio, esas injusticias sociales son evidentes y algunos pueblos parecen desconectados del mundo, sin acceso a la cultura u otras actividades incluyendo la gente a la sociedad. Por ejemplo, hablando con ancianos, que vivieron en el sur del departamento este tiempo complejo en carne propia, se nota que es difícil olvidar el pasado violento, porque las heridas son profundas. Pero a esta gente normalmente casi nadie las escuchaba. Es un pasado que El Estado y también la sociedad quisiera borrar de la memoria colectiva y así comunidades vulnerables caen en el olvido. Pero cada uno vale. Cada uno debería valer.

Y si los poderosos del país no lo ven y no dan el apoyo necesario hay que buscar otras maneras de tener un impacto positivo en estas comunidades y el arte es una opción. Cuando uno entra a los pueblos olvidados del Caribe colombiano no hay que dedicar mucho tiempo en buscar las necesidades básicas de la gente – mala infraestructura, mal abastecimiento de agua, basura en todos los lados y pobreza evidente. Si se busca más profundamente se encuentra el círculo vicioso que empieza con el futuro del país, ósea los niños. No hay, o no se los ofrece, suficientes medios para garantizarles una niñez despreocupada ni un futuro prometedor y eso en el fondo de los traumas de sus padres y abuelos. Estos niños crecen en un tiempo de postconflicto con futuro incierto. Y lo que muchas veces necesitan más que todas cosas materiales es ser atendidos y escuchados.  La atención como un símbolo de valor e importancia, de no ser olvidados por el resto del mundo.


Mostrarles una película a primera vista no parece un método validado, pero para ellos si puede significar la oportunidad de conocer otros mundos, otras opciones de vida, formas de aprendizaje, un tiempo de distracción y lo más importante – ser incluidos en la sociedad colombiana con su riqueza de cultura e arte. Los niños son nuestro futuro y los ancianos nuestro pasado, sin ellos no podemos aprender el presente ni crear un futuro. Lo fundamental en este contexto es que hay que pasar de las palabras a la acción y uno  estará recompensado como en nuestro caso con sonrisas y agradecimiento solo por compartir piezas del arte y su tiempo sin intereses. Con la acción de proyectar películas se puede lograr que la gente lleve lo visto la casa, lo comparta y converse con la familia y amigos, y quizás cambie su mirada acerca de algunas cuestiones. También puede pasar que al próximo día se recibe un dibujo con un poema sobre la mariposa de la película proyectada de una niña de 7 años. No hay una mejor recompensa y confirmación que cada paso pequeño puede tener un gran impacto para la transformación que nos conduzca a un mundo mejor.

Cayeye Film Forum es un programa de formación de públicos autogestionado de la Fundación Cayeye Films, que tiene el objeto de acercar el cine y los contenidos audiovisuales gratuitamente a las comunidades vulnerables en el Caribe colombiano, creando espacios de reflexión, creación y autoaprendizaje.

Para más información: informaciongeneral@cayeyefilms.org

Uncategorized , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *